La selección oficial de colombianos en el extranjero hizo su debut en el Festival


La selección oficial de colombianos en el extranjero hizo su debut en el Festival, en ella se destacaron los proyectos realizados por estudiantes que adelantan estudios audiovisuales en el exterior. Esta selección se estrenó el día martes con el documental “La isla”, y después de la proyección, los asistentes tuvieron la oportunidad de presenciar un conversatorio […]

La selección oficial de colombianos en el extranjero hizo su debut en el Festival, en ella se destacaron los proyectos realizados por estudiantes que adelantan estudios audiovisuales en el exterior.

Esta selección se estrenó el día martes con el documental “La isla”, y después de la proyección, los asistentes tuvieron la oportunidad de presenciar un conversatorio con el realizador, quien contó su experiencia como estudiante de cine fuera de Colombia. Para complementar esta categoría, se proyectaron seis cortometrajes, que estaban enmarcados dentro de la ficción: “Silencios”, “África”, “The Cutting Room”, “La tortuga”, “Mira cómo te olvido” y “Un cigarro”

Africa-portada-150x150

La producción de estos cortos permite hacer un paralelo con la realización cinematográfica colombiana, iniciando por las temáticas empleadas en cada uno. La producción de cine colombiano tiene un común denominador y es mostrar la realidad del país, y aunque no todos los cortos traten la violencia, siempre destacan conflictos sociales, como la falta de educación, pocos recursos económicos y la necesidad que tienen los niños de trabajar de la mano con sus padres para contribuir con las demandas del hogar.

Además de esto, las locaciones -en su mayoría- son zonas rurales, donde las oportunidades son escasas y los actores reflejan la vida cansada de un colombiano con ganas de salir adelante.

La selección de cine extranjero permitió crear este paralelo, puesto que los temas de cada historia eran situaciones de la cotidianidad, por ejemplo un cigarrillo fue el protagonista de un corto, los conflictos planteados eran más llevaderos y sin miedo aprovecharon al máximo los espacios que la urbanidad les brinda.

Técnicamente hablando los cortos colombianos han dado grandes pasos, puesto que se ha mejorado la calidad del sonido y la imagen, haciendo que los proyectos cinematográficos cautiven al espectador, y cada vez se parezcan más a las producciones realizadas en el extranjero, donde se pulen mucho en aspectos como corrección de color, arte, sonido y fotografía.

Es de destacar que el cine colombiano es muy apetecido y cada día los realizadores están pensando más en las películas, dándoles un toque de profesionalismo y permitiéndose competir con producciones del exterior.