Obesidad y Diabetes, un problema de Salud pública


Recuerda que la actividad física puede influir de forma favorable en tu salud 

Las enfermedades crónicas no transmisibles, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y el cáncer son responsables del 60% de las muertes en todo el mundo y, de ellas, el 80% son por causa cardiovascular, con mayor incidencia en mayores de 65 años. La práctica regular de ejercicio físico es una recomendación establecida para prevenir y tratar los principales factores de riesgo cardiovasculares modificables, como la diabetes mellitus, la hipertensión y la dislipemia. Realizar actividad física de intensidad moderada durante un mínimo de 30 min 5 días por semana mejora la capacidad funcional y se asocia a reducciones en la incidencia de enfermedad cardiovascular y mortalidad.

El ejercicio físico produce mejoras en el metabolismo lipídico, reducción de los niveles de colesterol LDL (Lipoproteínas de baja densidad) aumento de los niveles de colesterol HDL (Lipoproteínas de alta densidad), mejora del perfil glucémico, con una disminución de los requerimientos de insulina en pacientes diabéticos. Además, el ejercicio físico tiene un innegable beneficio psicológico, que ha sido ampliamente estudiado.

Dependiendo de la clase de ejercicio físico, este ofrece distintos tipos de beneficios en cada paciente específico. En cualquier caso, el ejercicio físico constituye una indicación con un nivel de evidencia alto para modificar los factores de riesgo cardiovascular.

En el caso concreto de la diabetes, el aumento de su incidencia está, al menos en parte, ligado al aumento de peso observado en la población general. La obesidad y la diabetes provocan un importante incremento de la mortalidad. Aparte de los tratamientos médicos, la pérdida de peso, la actividad física puede influir de forma favorable en la diabetes.

Obesidad y Diabetes Juan P