Lavarse las manos, es una de las mejores formas de protegerse y proteger a los demás.


El lavado continuo y permanente de manos, disminuye la transmisión de enfermedades tales como: Diarrea, neumonía, parasitismo intestinal, infecciones respiratorias,
enfermedades de la piel y de los ojos.

El área de bienestar Institucional, te da a conocer el adecuado lavado de manos.

Descarga aquí el archivo original