La FUP contribuye al cambio social en el Poblado


La Facultad de Arquitectura de la FUP le apuesta a los semilleros de investigación con el fin de mejorar la calidad académica de sus estudiantes.

La  Fundación Universitaria de Popayán viene trabajado de manera conjunta con el colectivo Crea del programa de Arquietctura, el cual articula y utiliza múltiples metodologías investigativas que le
permiten entender, circular e intervenir sobre la comunidad. Crea, busca mediante
la donación de trabajo social y de prácticas arquitectónicas decoloniales, acompañar a las comunidades para que piensen, se empoderen y reinventen propias, diferentes y mejoradas maneras de existencia.

Paulo Eduardo Pino Figueroa, es el encargado de liderar este proyecto, egresado de la Universidad Nacional de Colombia en arquitectura, actualmente cursa una maestría en artes integradas y medio ambiente de la Universidad del Cauca,  es docente de Arquitectura hace tres años en la Fundación Universitaria de Popayán.

    

El colectivo crea nace hace tres años en la ciudad de Popayán, con el apoyo de diferentes profesionales que buscaban generar un cambio positivo en las zonas más precarias de la capital caucana. Estos jóvenes trabajan con los estudios de riesgos en las comunidades más necesitadas de la ciudad buscando un empoderamiento de la comunidad, con el apoyo de: comunicadores sociales, arquitectos, diseñadores gráficos e ingenieros geógrafos antropólogos, que uniendo sus esfuerzos trabajando en un proyecto llamado el Poblado, un asentamiento  con dificultades sociales.

En el Poblado Se inició con un trabajo de cartografías para entender a los individuos su contexto social, posteriormente se hizo un trabajo de residuos y por medio de ellos entender donde se deben ubicar, y que una vivienda digna es más que paredes de sementó y ladrillos, también se pudo construir con materias como guadua, chacras entre otros.

El profesor paulo nos explica que “Establecer procesos comunitarios y desarrollos participativos, donde los estudiantes de Arquitectura, artes integradas y humanidades, junto con la comunidad puedan tomar las riendas de su territorio, relacionen su contexto y su lugar, estableciendo prácticas de su ejercicio profesional, incorporando la transversalidad y la interdisciplinaridad académica y universitaria, necesarias para el buen manejo del territorio.”

Enseñar a la comunidad a cuidar el medio ambiente a través del desarrollo participativo, con el apoyo de la FUP con la cual también se está trabajando en un proyecto para el manejo de residuos sólidos, contando con el área social y emprendimiento de la universidad.

Dentro del semillero los estudiantes se forman para ser íntegros con proyección social y así entienda la , estos también puedan generar sus propias investigaciones en la zona rural, urbana y así entender su entorno, alcanzando por medio de este, ejercer el trabajo de grado y poder ser excelentes profesionales.