INCIA PRESENCIALIDAD ACADEMICA FACULTAD DE ARQUITECTURA


De esta forma la Facultad de Arquitectura se convierte en el primer programa en dar inicio al retorno progresivo a la presencialidad académica y retorno seguro y progresivo.

Desde este lunes 18 de agosto iniciaron las distintas actividades académicas presenciales de los estudiantes de la Facultad de Arquitectura, de I a IX semestre se ha dado cita en las distintas sedes, campus universitarios de Popayán y Santander de Quilichao, para llevar a cabo los encuentros y las actividades curriculares de asignaturas prácticas y teórico practicas del plan de estudios.

Para el Decano, Arq. Diego Fabián Bolaños Sarria, los propósitos de enseñanza-aprendizaje deben ir más allá del desarrollo de los contenidos en el salón de clases, porque en la Arquitectura y la gran mayoría de disciplinas y carreras contemporáneas, existe la necesidad de adquirir una formación integral para afrontar las exigencias de la sociedad actual.

Para ello el trabajo de campo es una estrategia de contexto incluida en el PLAN DE ALTERNANCIA cuya implementación requiere de tres pasos fundamentales que son la planificación, ejecución y la evaluación de los impactos.

Para la Facultad de Arquitectura, se hace necesario darle un espacio a las estrategias pedagógicas de enseñanza-aprendizaje, a fin de proveer estas herramientas a los docentes y potenciar sus capacidades para transformar los contenidos de sus respectivas especialidades, en representaciones metodológicas susceptibles de ser aplicadas.

Para el Decano, cada uno de los docentes tienen experticia en su materia y este saber se fundamenta en años de estudio y esto le faculta para discernir los conocimientos de manera profunda y relevante. No obstante, esto no es suficiente para desarrollar una enseñanza efectiva, es necesario que el docente sea estratégico y propicie la reflexión sobre el propio proceso de aprendizaje, en otros términos, debe combinar la reflexión sobre la comprensión teórica y la experiencia práctica.

Actualmente el trabajo de campo se utiliza ampliamente como una estrategia pedagógica casi en todos los campos de conocimiento del plan de estudios; entre sus fortalezas, se desarrolla en los estudiantes la sensibilidad en la percepción para el análisis de los fenómenos sociales, propiciando la observación, la investigación y la valoración científica de los problemas, lo cual permite superar las limitaciones impuestas por la cultura. Es una manera de ponerse en contacto con la realidad, constituyéndose en una herramienta valiosa para verificar en el terreno lo que teóricamente se expone en clase.

Galería fotográfica