Conoce un poco sobre el padre Álvaro Ulcué Chocué


La Fundación Universitaria de Popayán hoy recuerda la memoria del Padre Álvaro Ulcué Chocué, primer sacerdote católico indígena Nasa de Colombia.  Nació el 16 de Julio de 1943 y el 10 de noviembre de 1984 fue enviado a la casa del Padre Celestial a las afueras de la entrada del albergue Santa Inés, hoy sede […]

La Fundación Universitaria de Popayán hoy recuerda la memoria del Padre Álvaro Ulcué Chocué, primer sacerdote católico indígena Nasa de Colombia.  Nació el 16 de Julio de 1943 y el 10 de noviembre de 1984 fue enviado a la casa del Padre Celestial a las afueras de la entrada del albergue Santa Inés, hoy sede la Fundación de Popayán- Sede Norte Santander de Quilichao. En este escrito encontrará parte de su biografía y de algunas de sus frases para no olvidar.


Biografía

Nació en el resguardo indígena de Pueblo Nuevo en CaldonoCauca el 16 de julio de 1943, hijo de María Soledad Chocué Peña y José Domingo Ulcué Yajué, quien fue gobernador del Cabildo indígena del lugar durante varios períodos anuales. Su casa tenía paredes de caña, techo de paja y piso de tierra. Tenía dos hermanos y cuatro hermanas.

La vida del padre Álvaro desde sus inicios fue de luchas, ya que, desde muy pequeño era inquieto por el estudio, iba a la escuela, pero escuchaba las clases desde las ventanas, pues por falta de recursos económicos no logró empezar su preparación, pero, a partir de los 11 años inicio los estudios de primaria. Sintió el llamado del Señor en su juventud, pero al igual que sus estudios tuvo que perseverar en el catolicismo y luego de varios años consiguió la ayuda de media beca de la Arquidiócesis y otra por parte de las hermanas Lauritas. Ingresando de nuevo al Seminario de Popayán donde terminó sus estudios de Filosofía y luego pasó al Seminario de Ibagué, donde estudió Teología.

El 10 de julio de 1973 fue ordenado como sacerdote en Popayán y celebró su primera misa en Pueblo Nuevo, acontecimiento feliz que congregó a miles de Nasa, pues era la primera vez que uno de ellos era sacerdote católico. El hecho fue noticia nacional por lo que hasta ahora no había sido posible un sacerdote indígena en el país y también el primer párroco indígena del país.

A partir 1980 comienza su camino al calvario debido una persecución, amenazas y calumnias realizadas por hacendados de tierras, por las fuerzas militares y la policía. Llegando al martirio que fue el 10 de noviembre de 1984.

Algunas de sus frases:

El día de su ordenación:

  • En el seminario comenzamos 62 y sólo llegamos al altar, Tomás Mina (un negro), Joel Ortiz (un campesino) y yo (un indígena). Así se cumple aquello que Dios elige a los humildes para confundir a los fuertes.

Mensajes a la comunidad y superación personal:

  • A los jóvenes los invito a estudiar y a luchar fuertemente sin cansarse. Ojalá no les de pena ser indígenas.
  • Si quieres cambiar algo en la comunidad debes empezar desde los niños y los jóvenes.
  • La palabra sin la acción es vacía, la acción sin la palabra es ciega, la palabra y la acción por fuera del espíritu de la comunidad son la muerte.