Carlos Bernal, el enamorado del documental


El jueves 12 de noviembre el señor Carlos Bernal, quien ha trabajado en el campo audiovisual desde muy pequeño y que actualmente es docente en la Universidad de Magdalena, dictó el Taller de desarrollo documental en las instalaciones de la Facultad de Comunicación Social de la FUP. Tuvimos la oportunidad de hablar con él sobre […]

El jueves 12 de noviembre el señor Carlos Bernal, quien ha trabajado en el campo audiovisual desde muy pequeño y que actualmente es docente en la Universidad de Magdalena, dictó el Taller de desarrollo documental en las instalaciones de la Facultad de Comunicación Social de la FUP. Tuvimos la oportunidad de hablar con él sobre los distintos roles que ha asumido en el séptimo arte y de la importancia del documental en Colombia.

Por: Jose Luis Rengifo

Festival Cine Corto: Sabemos que se ha desempeñado en varias áreas del sector audiovisual como la fotografía, escritura, edición y cámara. ¿Qué es lo que más rescata de estas labores?

Carlos Bernal: Yo soy un enamorado del documental como género cinematográfico, en ese sentido he tenido la ventaja como ser camarógrafo y esto me ha permitido ser autosuficiente. Que me haya formado así, es una cualidad en este campo porque permite tener un equipo de trabajo más espontáneo, dando como resultado una menor presión en los diálogos con las personas.

FCC: Además usted ha sido profesor en distintas universidades del país…

CB: La docencia te permite estar en contacto permanente con nuevas ideas. Además es una herramienta que te ayuda a explorar una capacidad crítica en la creación de historias, de ese modo uno lo que quiere es dejar una semilla a largo plazo. Pienso entonces que una de las principales funciones de un profesor, es enamorar más a la gente por lo que verdaderamente le apasiona.

FCC: ¿Qué opina actualmente del documental como género cinematográfico en Colombia?

CB: No solo hoy, desde el inicio del cine, Colombia le ha dado gran importancia al documental y de hecho ha sido reconocido mundialmente. Por ejemplo, existieron grandes autores en nuestro país como Marta Rodríguez y Jorge Silva con su obra Circales, una de las piezas más importantes del documental latinoamericano. También los hermanos Acevedo que en los años 20 crearon un noticiero cinematográfico que sobrevivió hasta el 70… 50 años filmando la vida del país.

Personajes como ellos, junto al complejo contexto del país, implican que el documental tenga buena cabida en Colombia, debido a que sirve como herramienta para comprender así sea mínimamente esta realidad.

FCC: ¿Cuál es consejo que usted les da a los futuros realizadores de documentales?

Lo más importante es estar enamorado de los que uno está haciendo, es decir que la historia que se está contando, nazca desde un deseo profundo por hacerlo… si no existe eso, no existe nada.

Pienso que si alguien desea contar una historia, debe tener encantamiento por esa ella que desea, por esa razón mi mayor consejo es trabajar desde el interior de uno… como expresar sus preocupaciones más profundas.